Cortometraje

El pincel y la piel

El pincel y la piel surgió, en esencia, a raíz de un curso de cine que Víctor Erice impartió en Alicante el mayo de 2006. Para poder acceder a ese curso (sólo habían 15 plazas como máximo) los requisitos eran, en primer lugar, presentar un guión basado en una de las 3 propuestas que Erice ofrecía, a saber: Una adaptación de “El retrato oval” de Edgar Allan Poe; un encuentro o desencuentro de dos personas en un lugar público; y un documental sobre una persona o un lugar. Todos ellos no deberían sobrepasar los 10 minutos de duración. Escogí adaptar “El retrato oval” porque era todo un reto y me permitía la comodidad (comodidad necesaria, por razones de rodaje) de rodar en un interior. Tuve la gran suerte de que mi guión fuera uno de los seleccionados, así que ahora llegaba el turno del segundo requisito: el rodaje del guión en el plazo de un mes y con medios propios.

 

“El pincel y la piel” es una adaptación del cuento “El retrato oval” de Edgar A. Poe.

La película tiene ese aspecto visual por circunstancias no previstas en un primer momento. Diseñé el guión para recrear un artificio, es decir, para reflejar todo lo artificioso del cine (de un tipo de cine) en cuanto manipulación. Me explico, tenía previsto rodar con iluminación artificial y que el personaje del director la fuera variando a su antojo. Curiosamente, la Universidad donde estudio (la EPS de Gandia) me negó el préstamo de material. Y no es que lo que pidiera fuera algo excepcional, la propia universidad anima a los alumnos a que hagan proyectos propios cediéndoles material. Pero a mí no me lo cedieron, ni siquiera cuando se enteraron que el curso lo iba a impartir Erice.

 

Debido a que no pude contar con iluminación artificial, tuve que replantearme todo a dos días vista del rodaje. Incluso en el viaje en tren a Gandia, estaba escribiendo parte de la voz en off del principio. Ese replanteamiento me hizo ir a la esencia misma, a una presencia de la iluminación natural mucho más importante que lo que en un principio deseaba hacer con la iluminación artificial. El primer plano, el de la fuente de luz (omnipresente, dominadora) acerca al cine con los rasgos de cierta pintura figurativa.Quise que la intención, más allá de los resultados, fuera que el plano secuencia se pareciese a un retrato (pintura) cambiante con el tiempo y las circunstancias (cine). Erice dijo que “el azar obró a mi favor”, y creo que si no hubiera ocurrido el problema de la universidad, la película no hubiera tenido esa, por llamarla de alguna manera, desnudez.

  • Duración: 10 minutos

  • Formato: 4:3 B&W

  • Cámara: Panasonic DVX100

  • Año: 2006